Viajar con una autocaravana de Spanjecamper es una garantia para unas vacaciones inolvidables

Llegamos al aeropuerto de Madrid el 11 de agosto y, aunque Frank de Spanjecamper llegó desde Málaga, llegamos casi al mismo tiempo. La autocaravana estaba muy bien equipada y después de una breve explicación pudimos partir.

La primera parada fue un gran Carrefour (fácil de encontrar a través del navegador TomTom) y luego al camping Arco Iris. Un camping precioso, sin embargo, en el medio de la nada. Podrías llegar fácilmente a Madrid en autobús. Bueno, llegamos pero no fue fácil. Eso depende de nosotros, pero un punto de transferencia complejo lo convirtió en una verdadera aventura. Madrid era muy cálido pero muy bonita.
El jueves fuimos al camping El Greco en Toledo. Tanto el camping como Toledo son bonitos y realmente no puede faltar en un recorrido de la zona centro!
Debido a que hacía bastante calor, condujimos el sábado a la Sierra de Gredos, una preciosa zona montañosa a 2 horas de distancia. En la zona cerca visitamos las cuevas de Águila.

Camping de Gredos era un camping muy bonito y situado en un entorno espacioso con piscina natural (eso si con agua muy fria!). Cerca de ahi fuimos a un parque para escalar, tuvimos clases de tiro con arco  Los monitores era muy amables y atentos, y dedicados.

También el paseo por la mañana a la cima del Torozo (2021 m) fue muy agradable. La ruta está bien señalizada y en la cima de la montaña podrá disfrutar de una vista fantástica. Continuamos nuestro viaje a Salamanca y nos quedamos en el camping Don Quijote. Un pequeño camping con baños limpios y una bonita piscina. Después de nuestra aventura con el autobús en Madrid elegimos esta vez solo para ir a Salamanca en autocaravana. Aparcamos debajo de un puente donde habia ya varios autocaravanas.

Personalmente, pienso que Salamanca es la ciudad más bella que visitamos. Una bonita Plaza Mayor y una visita inolvidable a la catedral. Para variar, pudimos subir arriba y por la torre entrar en el sitio mas alto donde no se suele ir. Irónicamente, la catedral fue dañada por un terremoto y algunas partes que pasamos durante la vistita  se veían regulares.

También desarrollamos una buena rutina con la vida en autocaravana. Antes de instalarnos en un camping, primero fuimos de compras, despues descargamos el agua gris y llenamos el tanque de agua limpia y solo despues aparcamos la autocaravana con los calzos. Nuestro conductor toda la ruta fue cada vez mas agil hasta dominar las curvas en las calles estrechas.

Aquí está la autocaravana aparacarada delante del las impresionantes murallas de Ávila, que era nuestra próxima parada. Lamentablemente, no hay camping en la zona, así que después de un agradable paseo por la muralla de la fortaleza, fuimos a Segovia. El camping ahi se llamaba: ;El Acueducto;, como no podía ser de otra manera. Pero estuvo a la altura de su nombre porque pudimos caminar hasta el comienzo del acueducto. Antes de que nos sentáramos en una terraza bajo los arcos del acueducto, ¡nos cayo una gran tormenta con granizo! Fue único día que tuvimos lluvia. También tenía algo gracioso, todas esas personas corriendo buscando refugio. ¡Afortunadamente nos advirtieron sobre la tormenta y cerramos la autocaravana y la  tienda!

Después de Segovia volvimos tranquilamente a Madrid con algunas noches más en el camping ‘El Canto la Gallina’ cerca de El Escorial, un hermoso monasterio / palacio para visitar (¡cerrado el lunes!). La devolucion de la autocaravana fue fluido. A pesar de que el sitio de de la oficina estaba ubicado en un lugar complicado, con las indicaciones de Frank, lo logramos la primera vez. Después de la inspección del vehiculo nos llevaron al hotel Axor Feria cerca del aeropuerto. Ese hotel también era una buena opción, cerca había un gran centro comercial con muchas tiendas y restaurantes.

El minibus del hotel nos llevó al aeropuerto a la mañana siguiente. Lamentablemente, nuestras 2 semanas en España estababan llegando a su final.

Pero realmente nos gustó y definitivamente vale la pena repetirlo. Frank muchas gracias y tal vez hasta la proxima,

familia Claessen

1 de septiembre de 2015

Para una experiencia de usuario óptima y con fines de marketing, este sitio web utiliza cookies. Nuestra política de cookies